Archivo de la etiqueta: azúcares

Frutoterapia, de la tierra a beneficio de su salud

La frutoterapia es una técnica terapéutica basada en el estudio de las sustancias nutricionales y medicinales de los frutos de la tierra (proteínas, vitaminas, sales minerales, oligoelementos) que ayudan a metabolizar los azúcares, los lípidos y las proteínas, además de actuar sobre los órganos afectados por enfermedades.

Con la frutoterapia se pretende dar respuestas a las inquietudes de cada persona y canalizar de manera más efectiva la alimentación, logrando así una vida más sana y plena de vitalidad.

La aplicación de esta técnica busca contribuir al cambio de malos hábitos, como consumir bebidas artificiales y alimentos envasados, embutidos o enlatados por el de las bebidas naturales y los alimentos frescos, aprovechando los beneficios terapéuticos que nos ofrecen las frutas.

Etimológicamente la palabra fruta proviene del latín frutus, que significa fruto, vitalidad, provecho. El ser humano requiere de alimentos que le ayuden a construir y/o restaurar su organismo para hacer frente a todos los desgastes de energía. Hipócrates decía: “Que tu alimento sea tu único medicamento”. Las frutas son alimentos ricos en prótidos (edificadores), lípidos (combustibles) y glúcidos (alimentos de fuerza); todas son ricas en sales minerales y vitaminas, ácidos, oligoelementos y otras sustancias vitales en diferentes cantidades.

Sigue leyendo

Los riesgos de la “comida chatarra”

La comida basura o comida chatarra contiene, por lo general, altos niveles de grasas, sal, condimentos o azúcares que, al estimular el apetito y la sed fomentan un gran interés comercial para los establecimientos que proporcionan ese tipo de alimentos comida. Este tipo de comida también es rica en numerosos aditivos alimentarios, como el glutamato monosódico (potenciador del sabor) o la tartracina (colorante alimentario).

Potencialmente todos los alimentos son perjudiciales para la salud si se abusa de su consumo, pero los que se consideran comida basura lo hacen en mayor medida por necesitarse menores cantidades para producir efectos adversos, o por consumirse en mayores cantidades dada su facilidad de consumo (comida rápida) o el prestigio social de su consumo (ligado a formas de ocio juvenil).

También puede ocurrir que determinados grupos de población, o los que padecen determinadas enfermedades previas, sean más sensibles a sus efectos. Suele relacionarse el consumo de comida basura con la obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes del tipo II, las caries y la celulitis.

La comida chatarra le brinda al consumidor grasas, colesterol, azúcares y sal, mientras una verdadera comida debe proveer fibras, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales necesarios para el rendimiento del cuerpo.

Sigue leyendo

Una manera de nutrir bastante delicada

La nutrición parenteral aporta al paciente por vía endovenosa los nutrientes básicos que necesita. Las sustancias suministradas deben proporcionar la energía requerida y la totalidad de los nutrientes esenciales (azúcares, sales, aminoácidos, vitaminas) y deben ser inocuas y aptas para su metabolismo.

Se preparan en el servicio de farmacia, en el que existen instalaciones apropiadas, en las que incluye la campana de flujo laminar donde se realizan las manipulaciones con técnicas de asepsia rigurosa, para que estos preparados sean estériles. Este tipo de nutrición puede ser parcial o total según acompañe o no a la alimentación bucodigestiva.

Se suele usar en algunos casos específicos como bebés prematuros, operados del tracto digestivo o personas con el síndrome de intestino corto. Cuando una persona es incapaz de alimentarse por si sola debe recurrir a métodos alternativos que le permita recibir los nutriente necesarios para poder vivir.

La administración de dicha nutrición puede ser de dos tipos:

- Por vía central. El suministro de nutrientes se realiza a través de una vena central de gran calibre, generalmente se utiliza la vena cavasuperior a fin de evitar fenómenos irritativos locales.

- Por vía periférica. El suministro de nutrientes se realiza a través de una vena periférica de pequeño calibre.

Sigue leyendo

Pongámonos “a dieta”

Una dieta es el conjunto de las sustancias alimenticias que componen el comportamiento nutricional de los seres vivos. El concepto proviene del griego díaita, que significa “modo de vida”. La dieta, por lo tanto, resulta un hábito y constituye una forma de vivir.

En ocasiones, el término suele ser utilizado para referirse a los regimenes especiales para bajar de peso o para combatir ciertas enfermedades, aunque estos casos representan modificaciones de la dieta y no la dieta en sí misma.

De acuerdo con la dieta que siguen, los seres vivos pueden ser calificados de diversa forma: carnívoros (comen carne), detritívoros (se alimentan de sustancias orgánicas muertas), herbívoros (ingieren plantas y frutas), insectívoros (insectos), omnívoros (su sistema puede digerir carnes y vegetales) o caníbales (comen miembros de la misma especie), entre otros.

El ser humano es omnívoro por naturaleza, aunque por cuestiones ideológicas o religiosas muchos optan por ser vegetarianos (se abstienen de las carnes y del pescado).

Sigue leyendo